Hay unos asaltantes que a lo mejor no son muy honestos pero sí que tienen mucha astucia. Pero hay otros que ¡no dan una!
 
Tal fue el caso de un asaltante en Houston que decidió robar un automóvil en una gasolinera. Al ver que las llaves no estaban pegadas en el auto, éste se puso violento y demandó las llaves a la víctima. 
 
Después del robo, la victima empezó a pedir ayuda en la gasolinera y al darse cuenta el asaltante, éste se regresó para rematar su acto y atropellar al hombre. 
 
Fue ahí cuando el robo vehicular terminó de manera inesperada después de que el asaltante se estrelló contra una bomba de gasolina y provocó una explosión. 
 
Afortunadamente nadie resultó herido y las autoridades siguen buscando al protagonista del incidente.