Seguro no hay alegría mayor en el mundo para un padre que encontrar a su hijo, al que creía muerto, vivito y coleando y además tener la oportunidad de encontrarse con él y abrazarlo.

Un hombre en Siria creyó que su hijo había perdido la vida en el supuesto ataque químico ocurrido la semana pasada y en el que murieron 1,300 personas, pero su desgracia se volvió en incredulidad cuando le comunican que su hijo está vivo.

Las imágenes ponen la piel de gallina, increíble la cara de desesperación y posterior alivio del padre cuando va al encuentro del hijo.

Por otra parte, agentes de la ONU que ya han inspeccionado el lugar, confirmaron que se usó material químico para perpetrar la masacre.

EEUU se ha declarado listo y a favor de una intervención en las próximas horas sobre territorio sirio.