La repentina muerte del exrepresentante estatal de Arizona Ben Miranda, de 64 años, deja dolor entre la comunidad latina que lo reconoce como un gran líder comunitario que apoyó a los trabajadores, las minorías, los jóvenes estudiantes y la reforma migratoria.

Miranda, quien murió este viernes debido a un fallo cardíaco, según informaron sus amigos, además de líder político era conocido por el apoyo que brindó al líder sindical César Chávez y a su sindicato de trabajadores.

Nacido en Texas, en una familia de granjeros inmigrantes, este abogado fue representante estatal de Arizona por el Partido Demócrata entre 2002 y 2010.

Miranda, quien estudió en Phoenix College y Arizona State University, es el fundador del Proyecto Manzana, el cual busca dar un mayor acceso a los jóvenes a la educación universitaria.

Desde joven, cuando apenas estudiaba leyes, Miranda logró aumentar en un 50 por ciento las matrículas de minorías en la escuela de leyes de su universidad.

A Miranda, quien también fue veterano de Vietnam, le sobreviven su esposa Catherine Miranda, representante a la Cámara de Arizona, sus hijas Martitza y Elisa, y cuatro nietos.