Los anuncios de preservativos suelen ser sugerentes, sensuales, sexys, ligeritos de ropa y con mujeres bellas alrededor, pero un fabricante de condones sorprendió con un comercial que arranca las sonrisas de muchos porque apunta donde más le duele a los hombres.

El anuncio muestra las imágenes de unos padres de familia que litigan con sus hijos y accidentalmente son golpeados en sus partes íntimas sin querer.

Bajo una sintonía de Beethoven y rodado en cámara lenta, los padres sufridores dan cuenta de lo que tienen que aguantar por parte de los hijos y de que en el fondo, tienen que proteger sus partes nobles hasta de los pequeños de la casa.

No sabemos si el anuncio pretende establecer una comparativa en el sentido de lo que puede suceder por no protegerse en un momento dado o que incluso de tus propios hijos, siempre hay que cuidarse de sus partes.

En todo caso, seguro que el comercial no deja indiferente a nadie y ha logrado arrancar las sonrisas de muchos o el dolor de otros al imaginarse en persona propia las imágenes.