La aparición de anuncios en los cuales se ofrece recompensa para dar con el paradero de líderes del narcotráfico, los cuales están en la frontera de México y Estados Unidos, ha levantado sospechas que el cabecilla del cartel de Sinaloa esté escondido en Estados Unidos. 
 
El lunes, se levantó la sospecha de que el mismo Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, podría estar operando en el sur de California. 
 
Gary Hill, portavoz de la DEA, habló sobre la búsqueda del narcotraficante diciendo “fuentes anónimas nos han ayudado en el pasado, nos estamos enfocando en aquellos que representen la mayor amenaza”. 
 
El mismo presidente, Barack Obama, reconoció que los carteles del narcotráfico son mucho más sofisticados que antes. 
 
Expertos aseguran que es por ésta sofisticación que “El Chapo” se ha vuelto un enorme desafío para la DEA. 
 
En un comunicado de la Agencia, dijo que las organizaciones criminales mexicanas que siguen secuestrando, asesinando y corrompiendo ambos lados de la frontera, son una amenaza cada vez más fuertes para todos.