Dos mujeres procedentes de Brasil terminaron tras las rejas en el aeropuerto de Madrid, tras descubrirse que llevaban drogas debajo de sus pelucas.

Un capuchón perfectamente ajustado a la cabeza de cada una de las mujeres de 18 y 28 años ocultaba más de 2 libras de cocaína perfectamente selladas dentro de un empaque de plástico negro.

La policía dice que este método es cada vez más usado por los traficantes, debido a lo difícil que resulta detectar la droga.