El alcalde de West, Texas, Tommy Muska, dijo que 15 personas, entre ellas 5 bomberos, han muerto después de la explosión en una planta de fertilizantes en la ciudad.

Por otra parte, el sargento Jason Reyes, del Departamento de Seguridad Pública, dijo que se han recuperado los cuerpos de 12 víctimas en la zona de la explosión y que 200 personas han resultado heridas.

Reyes dijo que no podía confirmar la información dada a conocer por el alcalde Muska, quien dijo que 15 personas habían muerto.

Entre los saldos rojos de la tremenda explosión, esta la muerte de Kenneth L. Harris Jr., este es el capitán de bomberos de Dallas, Harris vivía en la cuidad de West y estaba fuera de servicio cuando se enteró de lo ocurrido. El capitán fue entre los primeros voluntarios para ayudar a rescatar a otras personas.

Se confirmó la muerte de Morris Bridges, un bombero voluntario de la ciudad de West.

También se confirmó la muerte de Jerry Chapman, de 26 años, es el primer paramédico del cual se ha confirmado la muerte. Chapman también era voluntario y trabajaba tiempo completo en un restaurante.

La situación en la zona de explosión, el cual el Gobernador del Estado la ha declaro como zona de desastre, ha mejorado ya que muchas de las personas afectadas les han permitido regresar a sus hogares.

Por otra parte los oficiales y otros equipos de emergencias continúan trabajando arduamente para asistir a las personas dañadas y tratar de restablecer el orden en esta zona de desastre.