WASHINGTON - Posibles impugnaciones en los puestos de votación, confusión de los electores y potenciales problemas con las papeletas para emitir sufragios "provisionales" en muchos estados clave figuran entre las preocupaciones principales de distintas organizaciones y de los propios candidatos durante la jornada comicial del martes.

Para una cobertura completa de las elecciones con noticias, fotos y videos, visita nuestra sección especial Vota por tu futuro.
 
Los defensores del derecho al voto están particularmente preocupados por una organización denominada True the Vote, que tiene vínculos con el grupo ultraconservador "tea party" y ha prometido enviar a miles de observadores a los centros de votación con el fin de combatir un posible fraude electoral.
 
"Sabemos que ellos han apuntado intencionalmente a lugares donde votarían muchos afroestadounidenses y latinos", dijo Barbara Arnwine, integrante de la organización Lawyers Committee for Civil Rights Under Law. "Ahora, en varios estados, está en riesgo la capacidad de los electores estadounidenses para votar".
 
Pero la presidenta de True Vote, Catherine Engelbrecht, rechazó las conjeturas de que el grupo, con sede en Houston, se mostraría agresivo o interpondría impugnaciones con argumentos falsos.
 
"Contrario a las declaraciones de varios grupos que tienen intereses particulares, True the Vote nunca ha enfrentado investigaciones o cargos por intimidar a los votantes", dijo Engelbrecht. "El único propósito de un observador electoral es vigilar el proceso de nuestras elecciones. Nuestros observadores están entrenados para jamás hablar con los electores, sólo con las autoridades dentro del puesto de votación".
 
En tanto, los votantes en varias zonas devastadas por la supertormenta Sandy en Nueva York y Nueva Jersey expresaron alivio e incluso agradecimiento por tener la mera capacidad de votar. Se formaron largas filas en Point Pleasant, Nueva Jersey, donde los residentes de las comunidades costeras de Point Pleasant Beach y Mantoloking tuvieron que depositar votos "provisionales" debido a los daños en sus lugares de residencia. Muchas personas carecían aún de energía eléctrica, días después de que Sandy azotó la costa.
 
"Nada es más importante que votar. ¿Cuál es la relación entre votar y esto?", dijo Alex Shamis, residente de Staten Island, una de las zonas más afectadas, mientras señalaba hacia su casa, llena de lodo.
 
En varios lugares, la preocupación sobre los observadores es apenas la más reciente en varios meses de disputas legales y políticas sobre las leyes que limitarían más el tipo de identificaciones que deben mostrar los votantes. No han dado fruto muchas de esas leyes y otras que buscan sorprender a gente que vota sin tener derecho a hacerlo.
 
Han surgido también acusaciones de que el electorado negro e hispano sería sujeto de intimidación e incluso de privación de su derecho a elegir.
Michael Waldman, presidente del Centro Brennan para la Justicia en la Universidad de Nueva York, dijo que incluso en algunos estados donde se han bloqueado o pospuesto las leyes restrictivas, mucha gente piensa que estas medidas están en efecto.
 
"Las leyes fueron bloqueadas, pero la confusión persiste", dijo Waldman.
 
Varios de estos asuntos podrían resurgir en las cortes después del martes, particularmente si la contienda entre el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney es demasiado apretada como para declarar pronto a un ganador, o si se ordena un recuento de sufragios en estados como Ohio y Florida.
 
El Departamento de Justicia tendrá al menos 780 observadores en centros clave de votación dentro de 23 estados, para asegurar que se cumpla con la Ley del Derecho al Voto, de 1965, y para investigar cualquier acusación de fraude.