MIAMI - El recuento de los votos en Miami-Dade ha terminado este jueves dos días después de haberse celebrado las elecciones presidenciales.

Como resultado final quedó Barack Obama como ganador con 61.57%, mientras Mitt Romney obtuvo un 37.89% en el condado de Miami-Dade.

Sin embargo, todavía faltan condados en la Florida por acabar su recuento de votos.

En el condado de Miami-Dade, el que registró un mayor número de problemas, quedaron por tabular miles de votos ausentes.

Algo similar ocurrió en el condado de Pinellas, en la costa oeste de Florida.

Este retraso ha impedido que en Florida se anuncie un ganador de la contienda presidencial, aunque se sabe que el demócrata Barack Obama le lleva una ventaja al republicano MItt Romney de varias decenas de miles de votos.

La demora también ha resucitado el fantasma de lo ocurrido en 2000 en Florida, cuando se tardó semanas en dar a conocer que el republicano George W. Bush había ganado al demócrata Al Gore por 537 votos.

La situación de Florida "refleja de nuevo la pobre imagen" del estado "en cuanto a su capacidad y competencia para administrar unas elecciones", dijo a Efe Daniel Smith, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Florida.

El experto lamentó la incapacidad de las autoridades de Florida para "llevar a cabo una elecciones limpias y transparentes".

Los mayores problemas se registraron en Miami-Dade, donde los votantes soportaron largas colas a las puertas de los colegios electorales y pasada la media noche aún había gente depositando su voto.

El propio alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, expresó anoche su frustración por la situación que se vivió en numerosos centros electorales, con colas y esperas interminables hasta altas horas.

"No estoy contento con lo que ha pasado", dijo malhumorado a los medios en la noche electoral.