El alcalde Bloomberg camina por la destrucción en Staten Island.