Un negocio en el sur de California se ve más ocupado que nunca y es porque esta empresa se dedica a construír refugios subterráneos para soportar cualquier catástofre.