Se dio a conocer que antiguos funcionarios mexicanos trabajan ahora como espías para el gobierno de Estados Unidos en agencias como la DEA y el Servicio de Inmigración y Control de Aduana (ICE, por sus siglas en inglés), proveyendo información confidencial de interés. Se investiga si también hay oficiales activos colaborando.