NUEVA YORK.- Después de la supertormenta Sandy muchos en el noreste de Estados Unidos se preguntan por qué algunas áreas afectadas cuentan con abundante gasolina y otras no.

El punto de partida para este espinoso tema es que todos necesitamos a la electricidad para conducir. Aunque conduzcamos vehículos que usan gasolina. Y muchas áreas aún no tienen energía eléctrica.

Sin electricidad no se puede bombear gasolina desde las refinerías, a través de los oleoductos, desde los buques cisternas, desde los terminales o desde las estaciones de venta de gasolina hasta los Toyotas, Chevrolets y Fords.

"El problema desaparecerá cuando se restablezca la energía eléctrica y se prolongará hasta que no se restaure el servicio", indicó Tom Kloza, principal analista de la firma Servicio de Información del Precio del Petróleo.

Se prevé que la crisis de la gasolina terminará dentro de unos días cuando regrese la electricidad al noreste.

Ese fue un pequeño consuelo para los conductores que se encontraban atrapados el sábado en las largas filas de venta de gasolina que se prolongaron por horas. Los problemas se concentraron en la ciudad de Nueva York, en los suburbios de Long Island y el centro y el norte de Nueva Jersey.

Mientras tanto a medio tanque de gasolina de distancia, en Connecticut y el sur de Nueva Jersey, donde la electricidad había vuelto en la mayoría de las zonas, las estaciones de expendio funcionaban normalmente.

No se trata de escasez de gasolina en la zona. Por el contrario hay combustible en cantidad en el área. Se encuentra sorprendentemente cerca, en los tanques de los buques cisternas y en los terminales del litoral e incluso en las estaciones de gasolina.

Entre las señales más contundentes es que los precios de la venta de la gasolina al mayorista en la bahía de Nueva York, un importante punto comercial, casi no han subido. A los vendedores les encantaría deshacerse de su gasolina si pudieran.

El Departamento de Defensa ha comenzado a establecer estaciones de bombeo de gasolina en toda el área metropolitana de Nueva York a fin de distribuir 12 millones de galones de gasolina y 10 millones de galones de petróleo diesel para funcionamiento de generadores. El combustible -hasta 10 galones por persona- es gratuito.