Seguro has experimentado esta situacion: Coincides con tu hermano en casa de tus padres y, mientras él juega con tus niños, lo observas: es la persona que siempre ha estado para ayudarte. No es la primera vez que lo piensas pero, esta vez, decides darle las gracias porque te sientes feliz. Sucede que realizar pequeños actos de amabilidad o gratitud pueden hacer más gozosas a las personas. Sin embargo, la forma en que esto ocurre es aún un acertijo.

Sonja Lyubomirsky es profesora de Psicología en la Universidad de California y por más de dos décadas se ha dedicado a estudiar la felicidad. Sus investigaciones demuestran que realizar actividades positivas puede estimular emociones, pensamientos y comportamientos positivos que incrementan el bienestar. Resta ahora saber cómo modificar intencionalmente los pensamientos y prácticas para desencadenar el máximo de felicidad.
 
¿Las personas que son agradecidas a diario son más felices que quienes lo hacen más esporádicamente? Al parecer, afirma la especialista, la frecuencia es tan importante como la variedad y la motivación de las acciones. En definitiva, no existe una única prescripción acerca de cuánta bondad hay que extender para alcanzar la felicidad.
 
Sin embargo, de igual forma que comer tu hamburgesa predilecta o mirar esa película que adoras puede llegar a aburrir si lo haces a diario, realizar siempre el mismo acto de bondad puede acabar siendo rutina o arruinando la alegría que daba inicialmente. Así, los estudios de Lyubomirsky muestran que tener acciones positivas una vez a la semana es la frecuencia ideal rumbo a la alegría.
 
Son muchas las personas que eligen realizar sus acciones de forma altruista, sólo por ayudar a otros. Aunque pueden encontrar placer tan sólo en sus actos, los estudios psicológicos revelan que el reconocimiento de los otros es una herramienta muy preciada cuando de sumar bienestar espiritual se trata. Permitirse una pequeña porción de vanagloria y regocijo a partir del aliento de otros (incluso a través de las redes sociales) puede hacer la vida cada día un poco mejor.  

Y tú ¿realizas actos bondadosos? ¡Cuéntanos!
 
Fuentes:
 
http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu
 
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus