Que nos gusten las comidas sanas y cuidarnos de los excesos alimenticios no quiere decir que estemos condenadas a comer en casa para siempre. Comer en un restaurante no tiene por qué sabotear una dieta saludable, siempre y cuando hagamos un pedido inteligente.

La Academy of Nutrition and Dietetics recomienda algunos puntos a tener en cuenta si vamos a comer fuera.

1. Planea: Si comiste un gran almuerzo, elige una cena ligera. Por el contrario, si sabes que vas a cenar en un restaurante, almuerzo liviano para reducir las calorías.

2. Qué elegir: Opta por los alimentos que se cuecen al vapor, asados, al horno o a la parrilla, y limita los artículos fritos y salteados o los alimentos que se describen como "crujiente", "rico" o "gratinado".

3. Ordena:Incluye en el pedido alimentos de los diferentes grupos: carne, lácteos, frutas, verduras y granos. Escoge ensaladas y platos recién hechos, como ensaladas de plato principal con pollo, queso o almendras, que proporcionan proteínas, fibra y vitaminas. Si estás contando calorías usa un aderezo bajo en grasa.

4. Completa tu pedido con platos secundarios saludables, como una ensalada con aderezo bajo en grasa o sin grasa, papas al horno o frutas. Sustituye las papas fritas por ensaladas con aderezos ligeros.

5. En muchos restaurantes sirven porciones enormes suficientes para dos o tres personas, pregunta antes y si la comida resulta muy abundante come solo lo necesario y pide que te envuelvan lo demás para llevarlo a casa.

6. Tanto en el restaurante como en la casa come despacio. Demora unos 20 minutos que el cerebro reciba el mensaje del estómago de que ya no tiene hambre. Si comes rápido seguramente comerás más de lo que hace falta, mientras que si te tomas el tiempo, te sentirás satisfecha con menos cantidad de comida

Comer fuera con los niños
1. Elije un restaurante con menú infantil de porciones más pequeñas y comidas diseñadas para proporcionar el alimento suficiente para los chicos.

2. Para las comidas para niños es mejor optar por la leche como bebida y una fruta de postre.

3. Sustituye las papas fritas por algo más saludable, como zanahorias o rodajas de manzana.

4. Escoge tu dos o tres elementos del menú y luego deja que su niño escoja uno.

5. Los restaurantes pueden ser intimidantes para las personas que intentan seguir una dieta saludable, pero con preparación y confianza, se puede disfrutar de una comida en un restaurante sin abandonar la buena alimentación.
 

Fuente:

Academy of Nutrition and Dietetics

Eatright.org