Este ícono de la cocina latina y la base de los platillos más deliciosos de nuestra cultura, no sólo te permite crear una variedad de rectas que tu familia adora, sino también, te ofrece grandes beneficios para tu salud. Te contamos más acerca de él y, aprovechando la temporada, te dejamos tres sugerencias para disfrutar todo su sabor.

¿Sabías que existen más de 500 variedades de aguacate alrededor del mundo, cuya principal diferencia es su sabor? Estas son las más conocidas:

Hass: Es una de la preferidas en el gusto del público. De piel oscura cuando está maduro, es fácil de pelar y muy cremoso al paladar. Disponible la mayor parte del año.

Fuerte: Otro gran favorito. De cáscara verde y suave, tiene forma de pera y exquisito sabor.

Bacon: De gran calidad y tamaño mediano. Su cáscara es verde y su sabor es más suave.

Lamb Hass: La variedad del verano. De sabor suave y textura cremosa, es también más grande y carnoso que los demás.

Aliado de la salud

El aguacate no sólo conjunta en una misma fruta muchas de las vitaminas y minerales esenciales para el ser humano, sino que contiene aceites monoinsaturados que ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre. Además es una excelente fuente de:

  • Vitaminas E y C. Antioxidantes por excelencia y escenciales para la buena apariencia de la piel.
  • Vitamina K. Indispensable para la coagulación de la sangre y la salud de los huesos.
  • Potasio. Fundamental para el óptimo funcionamiento de tejidos y órganos. El potasio también es necesario para el desarrollo muscular.
  • Magnesio. Vital en el proceso de producción de energía y proteínas.
  • Vitamina B6. Contribuye a fortalecer el sistema inmunológico y a equilibrar el sistema nervioso.


3 formas de disfrutarlo:

Guacamole: Haz un puré con 3 aguacates y mézclalo con ¼ de taza de cilantro fresco, media cebolla y medio jitomate picados, 1 chile verde, 2 cucharadas de jugo de limón, 1 cucharada de sal y una pizca de pimienta. Disfrútalo como botana con totopos o como acompañamiento de carne o pollo asados.

Aguacates rellenos de salmón: Cubre un filete de salmón en sal de mar y déjalo marinar por 24 horas. Enjuágalo, déjalo reposar en agua fría por media hora y sécalo con toallas de papel. Pícalo y mézclalo con 1 ½ taza de cebolla blanca finamente picada, 4 ½ tazas de jitomate cherry picado y 3 cebollas verdes también picadas. Parte el aguacate en dos, retira el hueso, rellena cada mitad con la mezcla y disfruta al momento.

Sandwich BLT con aguacate: Parte un aguacate en dos. Machaca y mezcla medio aguacate con 1 cucharada de cebolla verde picada. Distribuye la mezcla sobre una rebanada de pan integral tostado y añade una hoja de lechuga verde, 4 rebanadas de tocino y dos rebanadas de jitomate. Parte la mitad restante del aguacate en rebanadas y añádelas. Coloca otra rebanada de pan integral tostado. ¡Listo!

Fuente: California Avocado Commission