NUEVA YORK - El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció una partida especial de 500 millones de dólares para reparar las escuelas públicas y los hospitales que resultaron dañados tras el devastador paso del huracán Sandy.

"Nuestra ciudad nunca había experimentado una tormenta tan destructiva como el huracán Sandy, y por eso es necesario y urgente contar con financiación de emergencia para las reparaciones", anunció Bloomberg en una rueda de prensa.

El alcalde, que cifró en 23 las escuelas y en 3 los hospitales públicos que resultaron dañados en los barrios de Queens, Staten Island y Brooklyn, dijo que las reparaciones son "clave" en el proceso de recuperación de la ciudad tras el paso de Sandy.

Bloomberg indicó que se trata de infraestructuras de las que dependen "cientos de miles de neoyorquinos que las utilizan a diario", por lo que su administración no esperará a que lleguen fondos federales para empezar los trabajos de restauración.

"Se lo debemos a los estudiantes y a los padres, así como a todos los neoyorquinos que necesitan asistencia médica en estos momentos, y haremos todo lo posible para abrirlos lo antes posible", añadió el alcalde, quien insistió en que las reparaciones "no pueden esperar".

La oficina de Bloomberg ya autorizó una partida extraordinaria de 134 millones de dólares que se destinó a ofrecer asistencia de emergencia para los miles de damnificados así como para programas de recuperación.

De esos 134 millones, 20 millones se destinaron a la reparación del túnel de Battery Park a Brooklyn, totalmente inundado tras el huracán, y cinco millones para revisar los sistemas eléctricos y sanitarios de miles de viviendas en Queens y Staten Island.

Otros 12 millones de dólares fueron a tareas de recogida de basuras y desechos acumulados durante días en las calles de la ciudad tras el paso de Sandy, y otros 2.5 millones para la distribución de alimentos y agua potable entre los afectados.

Bloomberg indicó que el suministro eléctrico se ha podido restablecer ya al 96 % de los neoyorquinos y dijo que en las últimas 24 horas se repartieron 2,000 comidas preparadas, medio millón de botellas de agua y 155,000 mantas en las zonas afectadas.

Por otro lado, sobre el problema de abastecimiento de gasolina, que obligó a las autoridades a instaurar un plan de racionamiento, el alcalde dijo que el problema ha mejorado pero todavía no sabe cuándo levantará la medida.

"De momento el plan (de racionamiento) seguirá en marcha (...) y no parece que sea un gran inconveniente porque la gente ya está empezando a acostumbrarse", dijo Bloomberg durante la misma rueda de prensa.

Desde el viernes los conductores se ven limitados a adquirir combustible en función de si el día del mes y el último número de la matrícula de su vehículo coinciden en ser par o impar, regulación de la que están exentos taxis, autobuses, limusinas o ambulancias.

Por otro lado, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que planea pedir 30,000 millones de dólares a las autoridades federales en ayudas para la reconstrucción tras el paso del huracán "Sandy".

"Voy a pedir el reembolso del cien por cien de los gastos", dijo el gobernador en una rueda de prensa, en la que subrayó que en el plan de recuperación también estarán involucrados los estados de Nueva Jersey y Connecticut.