Si el precio de tu factura eléctrica sube desmesuradamente y no sabes porqué, podría ser que tengas en casa vampiros electrónicos.

¿Qué son vampiros electrónicos?

Al igual que los vampiros de Transilvania, los vampiros electrónicos son insaciables.

Afortunadamente, estos últimos no consumen sangre. Pero aunque tú y tu cuello están salvo, tu bolsillo no lo está.

Y es que los vampiros electrónicos son aquellos  aparatos que consumen energía incluso cuando no están en uso, tales como cargadores de teléfonos, conectores de electrodomésticos y tu computadora portátil.

Con el simple hecho de estar conectados a la corriente, pueden aumentar a tu recibo de electricidad hasta $100 dólares al año.

Afortunadamente hay algo que puedes hacer para defenderte de estos vampiros ¡y no necesitas ajos!. Con tan solo desconectar esos aparatos cuando no estén en uso, podrías ahorrar dinero.

Parece broma, pero el consumo y los ahorros son en serio, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, los electrónicos, mejor conocidos como “gadgets” generan $10,000 millones al año en costo de energía eléctrica.