El conductor Juan Pablo Montoya se estrelló este lunes en la noche contra un camión de secado y éste se prendió en fuego en la competencia de automovilismo de las 500 Millas de Daytona en el Daytona International Speedway, en Florida.

El vehículo de seguridad, cargado de combustible, explotó y generó un impresionante fuego nunca visto en una prueba automovilística en Estados Unidos.

El Chevrolet de Montoya quedó hecho pedazos en la parte frontal, pero él quedó ileso. Sin embargo, fue sometido a un examen mandatorio en estos casos. La competencia se detuvo para manejar la situación y apagar el fuego en el vehículo impactado,  con capacidad para unos 200 galones de queroseno. Su conductor también se encuentra sano y salvo.



Montoya detalló que su casco resultó dañado por el fuego y le dolía un poco el pie derecho, reportó EFE.

Explicó que sintió una vibración en su vehículo antes del accidente, cuando perdió el control.

"Me he golpeado contra un montón de cosas, ¿pero contra un camión secador? mientras la carrera estaba parada por la señal de precaución jamás", destacó. 

"Simplemente, me parecía muy extraño, y como estaba hablando a través de la radio con el equipo, el carro giró a la derecha", añadió.

Tras apagar el fuego, y limpiar el área con detergente para estimar los daños a la superficie, personal de mantenimiento debió poner cemento en la pista para poder retomar la carrera.

El piloto estadounidense Matt Kenseth resultó ganador en esta edición 54 edición de las 500 Millas de Daytona, que culminó en la madrugada tras dos horas de retraso debido al incidente. La competencia ya se había pospuesto más de 30 horas debido a la lluvia.