PUNTA GORDA, Florida - Rick Santorum está cansado, casi sin plata y... se vuelve a casa.

El aspirante a la candidatura republicana se toma un descanso de la campaña en Florida antes de las primarias del martes en las que él mismo prevé que sufrirá su tercera derrota consecutiva.

Santorum dijo que prefiere pasar el sábado en la cocina de su casa preparando su declaración de impuestos en lugar de hacer campaña en un estado donde la disputa por la candidatura se ha reducido a Mitt Romney y Newt Gingrich.

El candidato, falto de fondos, reconoció que no puede seguir el paso a los dos favoritos.

"Hablaremos sobre la Constitución y sobre el conservadurismo enérgico", dijo Santorum en un acto de campaña. "Más no podemos hacer".

Asesores externos a su campaña le exhortan a olvidarse de Florida, no dedicar un minuto más a un estado donde será derrotado. Pero Santorum insistió el viernes que regresará apenas termine la declaración de impuestos que dará a conocer públicamente.

"Volveré en 24 horas y me quedaré hasta las elecciones", dijo en entrevista con la cadena Fox News. "He pasado cada minuto en Florida y trabajaré en Florida".

Aún no ha dicho qué hará el día mismo de las elecciones, pero reconoce que fue un error quedarse ese día en Carolina del Sur.

Santorum juró seguir en campaña, cualquiera que sea el resultado en Florida.

Es un período sombrío para el ex senador por Pensilvania, que apenas tres semanas atrás ganó la votación en Iowa. El júbilo duró poco, ya que perdió por amplio margen en Nueva Hampshire y Carolina del Sur.