NUEVA YORK - La Estatua de la Libertad, cerrada a los visitantes desde que la supertormenta Sandy causó daños en la isla en que se encuentra, reabrirá para los festejos del Día de la Independencia de Estados Unidos, informaron este martes funcionarios.

El secretario del Interior Ken Salazar anunció la fecha de reapertura junto con el senador por Nueva York Charles Schumer.

"El huracán Sandy infligió serios daños en las instalaciones que sirven de base para la Estatua de Libertad", dijo Salazar. "Con base en los tremendos avances que hemos hecho, la estatua reabrirá al público a tiempo para los festejos del 4 de julio".

La estatua misma no sufrió daños en la tormenta de octubre, pero la isla que le rodea resultó seriamente afectada. Las rejas que la rodean se rompieron, el empedrado se resquebrajó y los inmuebles se inundaron. Sandy también destruyó calentadores de agua, bombas de drenaje y sistemas eléctricos en la isla.

De acuerdo con cálculos oficiales, hasta tres cuartas partes de las 4,86 hectáreas (12 acres) de la Isla de la Libertad fueron inundadas y el agua alcanzó niveles de hasta 2,4 metros (ocho pies).

Sandy pasó un día después del 126to aniversario de la Estatua de la Libertad. Como parte de esa conmemoración se había reabierto el acceso hasta la corona, cerrada durante un año para una renovación de las alarmas contra incendios, sistemas de aspersión y rutas de evacuación, con un costo de 30 millones de dólares.

Aproximadamente 3,7 millones de personas visitaron la estatua en 2011, convirtiendo la zona en el 19no parque nacional con más afluencia de turistas en el país.

Schumer enfatizó en la importancia que tiene la reapertura de la estatua para la economía de Nueva York.

"El abrir para la temporada turística de verano no sólo es importante simbólicamente, es un fuerte impulso a la economía y negocios de la ciudad, dado que la estatua atrae a millones de turistas de todo el mundo a nuestras costas", dijo.

Sandy también causó serios daños a la cercana Isla Ellis. Más de un millón de artículos y documentos históricos fueron trasladados ante la imposibilidad de mantener las condiciones necesarias de temperatura y humedad para su preservación.

Se desconoce la fecha en que la Isla Ellis reabrirá.