Al calor de las negociaciones entre senadores demócratas y republicanos, que buscan sacar adelante una nueva ley de inmigración en Estados Unidos, varias fuentes le revelaron al periódico New York Times, que los plazos para que un inmigrante se convierta en ciudadano podrían sufrir cambios radicales.

Al parecer los legisladores llegaron a un acuerdo en el que la entrega de los permisos de residencia, conocidos como ‘green cards’, se verá alargada a diez años. De ser así, la espera para obtener la ciudadanía estadounidense también se demoraría mucho más.

Según los acuerdo, quienes están en el país como indocumentados se demorarían 13 años para convertirse en ciudadanos estadounidenses: diez para recibir la residencia y otros tres para obtenerla ciudadanía.

En las conversaciones legislativas siguen pendientes algunos puntos polémicos en los que no hay el suficiente consenso, como son: la creación de visados de trabajo para inmigrantes profesionalmente calificados, la seguridad en la frontera y la reunificación familiar como prioridad para darle visa a nuevosinmigrantes.

Sin embargo la ley que prepara el Senado podría enfrentar grandes obstáculos al llegar a la Cámara de Representantes, donde tendrá que pasar por el tamiz de algunos de los legisladores republicanos más conservadores.