PHOENIX- Decenas de críticos del alguacil Joe Arpaio asistieron ayer miércoles a una reunión de autoridades para exigir su renuncia en medio de reportes de investigaciones fallidas de delitos sexuales y otros problemas en su departamento.

Los críticos del jefe policial del condado de Maricopa en Arizona —conocido a nivel nacional por autonombrarse "el alguacil más estricto de Estados Unidos"— dijeron que debe irse por no haber investigado adecuadamente más de 400 delitos sexuales en el condado, malgastar 103 millones de dólares de dos fondos carcelarios en un período de ocho años al dedicarlos a otras operaciones y encabezar pesquisas anticorrupción fallidas en contra de funcionarios del condado con los que Arpaio tenía diferencias.

La Junta de Supervisores del condado de Maricopa no cumplió con la solicitud de incorporar en su agenda para enero una resolución en la que se exija la renuncia de Arpaio. La junta tiene autoridad presupuestaria sobre el alguacil, pero no para despedirlo.

Este ha rechazado las exigencias de que renuncie y planea buscar un sexto período en el cargo.

La carencia de facultades de la junta para despedir a Arpaio no impidió que los detractores del jefe policial se presentaran para criticarlo, ni tampoco fue obstáculo para que un grupo integrado por menos personas lo defendiera.

"¿Cuál es el umbral de ustedes [la junta] para determinar cuándo se ha cometido una injusticia?", preguntó Chad Snow, presidente de Ciudadanos por una Arizona Mejor, un grupo que encabezó el esfuerzo para quitar del puesto al ex presidente del Senado estatal, Russell Pearce, y que recientemente lanzó una campaña para hacer que otros funcionarios electos expresaran su oposición al alguacil.

El subalguacil Jerry Sheridan dijo que los críticos de Arpaio buscan su renuncia basados en una información engañosa sobre los casos de delitos sexuales y que el jefe policial actuó de inmediato para hacer que 30 detectives investigaran los casos después que los problemas salieron a la luz.

"Los agentes de policía cometen errores. No es algo que ocurra solamente en la oficina del alguacil. En todo el condado estamos manejando muchos asuntos en estos momentos relacionados con casos de crímenes sexuales. Una cosa que el alguacil sí hizo fue tomar acción inmediata cuando se percató que había un problema", afirmó Sheridan, declaración que hizo que muchos opositores de Arpaio comenzaran a toser ruidosamente mientras intentaba concluir sus comentarios a la junta.

La oficina del alguacil tuvo que reabrir 432 casos de delitos sexuales —entre ellos decenas de presuntos abusos a niños— que no habían sido investigados en forma adecuada o no fueron examinados para nada durante un período de tres años que concluyó en 2007. Arpaio ofreció disculpas la semana pasada por las fallas en las investigaciones.