DENVER - Una corriente en chorro bajó hacia el sur de Estados Unidos el miércoles, con la promesa de traer casi una semana de temperaturas de hasta 6 grados Celsius bajo cero (20° Fahrenheit) o más en la sección media del país y obligar a gran parte del resto de la nación a lidiar con inesperadas bajas temperaturas.

En Minnesota el frío obligó a los cantantes del Ejército de Salvación a quedarse bajo techo y cancelaron fiestas decembrinas, mientras el aire frío y denso penetra los valles de las Montañas Rocallosas y mantienen algunas elevaciones bajas congelándose en el oeste.

Una desviación de la corriente hacia el sur provoca que el aire frío del Ártico se adentre más en el territorio estadounidense. Para empeorar el problema del clima frío, Paul Walker, meteorólogo de la empresa AccuWeather, informó que una nueva tormenta posiblemente se desarrolle en Nuevo México y el oeste de Texas el jueves y se dirija al este, causando nevadas y posiblemente afectaciones en el servicio eléctrico.

El frío extremo no es algo nuevo en las Rocallosas, con temperaturas que por lo regular alcanzan cada año de 28 a 31 grados Celsius bajo cero (de 20 a 25 Fahrenheit bajo cero). La diferencia este año es el tiempo que se prevé que durará.

Dave Bernhardt, del Servicio Meteorológico Nacional, dijo que el último periodo extenso de frío que recuerda en Montana fue en el invierno de 1996.

Se pronostica que las bajas temperaturas en Denver caerán por debajo de -17° C (0° F) hasta el viernes, pero se mantendrán debajo de los -6° C (20 ° F) hasta mediados de la próxima semana. La tormenta causó nevadas en Denver y la nieve en partes de las montañas de Colorado podría llegar casi al metro (tres pies) para finales del día.

Las autoridades advirtieron a los residentes que se protejan del riesgo de congelamiento si van a estar a la intemperie durante algún tiempo prolongado.

"Cuando hace tanto frío, no hacen falta vientos de 30, 40 millas (50-65 kilómetros) por hora para reducir la sensación térmica generada por el viento a niveles peligrosos. Sólo basta una pequeña brisa", dijo el meteorólogo de AccuWeather, Tom Kines.

La tormenta se desencadenó el lunes y martes sobre el norte de las Rocosas, donde arrojó hasta 60 centímetros (dos pies) de nieve en las montañas y en el Parque Nacional de Yellowstone.

La nieve y el hielo provocaron condiciones peligrosas para manejar en todo el oeste del país y fueron decisivas en un choque de cuatro vehículos en el centro de Montana en el que murió Chelsea Stanfield, de 21 años, residente de Great Falls. Las autoridades dijeron que la joven manejaba demasiado rápido para las condiciones climáticas.

Las inclemencias del tiempo también obligaron a cerrar un tramo de la carretera interestatal 90 el martes entre Sheridan y Buffalo, Wyoming. En el este de Oregón, las autoridades cerraron gran parte de la interestatal 84 ya que los camiones patinaban en la nieve. Las autoridades de transporte en Utah y Nevada reportaron decenas de choques.

En las Dakotas, los ganaderos que perdieron miles de cabezas de ganado en una ventisca en octubre se aprestaban a sobrellevar la nueva tormenta.

Se prevé que el aire frío se prolongará hasta la próxima semana para después desplazarse al este, donde será menos drástico, dijo el meteorólogo Kines.