CENTRO DE REDACCIÓN. La poderosa tormenta invernal, Nemo causa estragos en el noreste de Estados Unidos. El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, anunció este viernes la prohibición de circular a todos los vehículos en ese estado a partir de las 16:00 locales (21:00 GMT).

"Firmé una orden ejecutiva prohibiendo autos en las carreteras a partir de las 4 pm", indicó Patrick en su cuenta de twitter, al hacer referencia a la inédita medida tomada después de acumular hasta 60 centímetros de nieve y el pronóstico de posibles vientos huracanados de unos 110 km/h.

Numerosas aerolineas cancelaron la noche del jueve, casi 3,000 vuelos.. La mitad de ellas, correspondían a tres aeropuertos neoyorquinos: JFK, La Guardia y Newark, según la agencia EFE.

Por su parte, el servicio meteorológico anuncia que una nueva tormenta de invierno impacte la costa noreste y Nueva Inglaterra la noche de este viernes extendiéndose hasta el sábado con vientos que podrían oscilar entre los 100 y 120 km/hora y nevadas que podrían provocar caos en el sistema eléctrico y de transporte.

Boston se prepara para lo peor
 
La ciudad está lista para despejar las carreteras.  Atascos en el tráfico era el factor común en las horas previas a la llegada de la tormenta. Todos quieren adquirir suministros, antes de refugiarse en casa.

Las autoridades advierten que los residentes están acostumbrados a pasare duros inviernos, pero que la coincidencia de dos presiones puede resultar peor. Estiman que la visibilidad puede estar cercana a cero y se podrían formar grandes capas de hielo y nieve, pese a la sal que se ha esparcido.

La llegada de la tormenta coincide con el 35 aniversario de la Ventisca de 1978, que mató a 99 personas, destruyó unas dos mil viviendas y paralizó por una semana al este de Massachusetts y el norte de Rhode Island.