CENTRO DE REDACCIÓN - Uno de los 118 lesionados en el incendio en una discoteca de Santa Maria, en el sureño estado brasileño de Río Grande do Sul, murió hoy en el hospital de Porto Alegre, la capital estadual.

Según la Agencia Informativa Latinoamericana, Gustavo Marques falleció de muerte cerebral en el centro médico de Porto Alegre, a donde fue trasladado el domingo último con el 70 por ciento de quemaduras en el cuerpo, destacó una fuente del hospital.

Con este fallecimiento suman ahora 235 las víctimas por el incendio en la discoteca Kiss, ocurrido el pasado domingo,  siniestro que causó gran conmoción Brasil y en el extranjero.

Con anterioridad, la Policía hizo una revisión a la lista de muertos, con 231 nombres y agregó otros dos, que habían sido olvidados, según el ministerio Público.

El titular de Salud, Alexandre Padilha, señaló que 64 jóvenes permanecen internados en los hospitales de la Caridad y Universitario, de esta ciudad, de los cuales 27 están en estado grave.

Otros 53 continúan ingresados en salas de terapia intensiva en clínicas de Porto Alegre y Canoa, pues presentan quemaduras e intoxicación por humo.

Padilha dijo que la mayoría de las víctimas está con ventilación mecánica y con riesgo de muerte.

Adelantó que a tres internados se les retiraron los aparatos de respiración artificial y podrían retornar a sus casas en breve, tras una nueva evaluación médica.

Durante esta jornada se registró una protesta de unas 300 personas que marcharon por la principal calle de Santa Maria para reclamar justicia. No queremos que este trágico hecho quede impune, mostraba uno de los carteles levantado por una manifestantes.