El expresidente sudafricano, icono de la lucha contra el régimen racista del "apartheid", murió a los 95 años.

"Hemos perdido al más grande de nuestros hijos", dijo el presidente sudafricano Jacob Zuma el jueves al hacer el anuncio.

"Él logró más de lo que se puede esperar de un solo hombre", dijo Barack Obama, el primer presidente afroamericano de EEUU, poco después de anunciarse la pérdida del estadista. "Ya no nos pertenece. Pertenece a la historia", agregó.

Mira aquí el video de Obama recordando a Mandela.

Mandela, premio Nobel de la Paz de 1993, estaba recibiendo tratamiento en su domicilio de Johannesburgo, convertido en una unidad de cuidados intensivos desde que fuera trasladado del hospital de Pretoria donde estaba hospitalizado, el pasado 1 de septiembre.

Madiba, como se le conocía en Sudáfrica, fue ingresado en estado grave el 8 de junio por una recaída de una infección pulmonar, y su estado pasó a ser crítico el 23 de junio.

Mandela se convirtió en 1994 en el primer presidente negro de la historia de Sudáfrica y lideró, junto a su antecesor en el cargo y último líder del "apartheid", Frederik De Klerk una transición democrática que evitó una guerra civil entre blancos y negros en el país austral.

Había salido de prisión cuatro años antes, tras pasar encarcelado 27 años por sus actividades contra el régimen segregacionista, en cuyas cárceles contrajo los problemas respiratorios que ahora padece.