Miembros del concilio de la ciudad de Lewisville, Texas, tomaron medidas para evitar más quejas sobre las meseras del bar “Redneck Heaven”  quienes sirven los platillos casi casi cómo Dios las trajo al mundo. 
 
Dicho bar es amado por los hombres y odiado por las mujeres ya que las meseras dejan muy poco a la imaginación y traen, en algunos casos, únicamente los pechos pintados y un diminuto calzón. 
 
 
A pesar de que las noches de “todo excepto ropa” en el bar tienen “babeando” a los hombres del bar, muchas personas se han quejado del nudismo de las meseras. 
 
La controversia por las camareras terminó con un voto de 4-0, donde los Concejales aprobaron el cambio a la ordenanza lo que significa que las camareras necesitaran más que pintura para trabajar en el bar deportivo. 
 
La Ciudad dijo que la pintura en el cuerpo y los tatuajes no cuentan cómo cobertura en las partes privadas. 
 
William Tinker, dueño de Redneck Heaven, le dijo a nuestra cadena hermana NBC5 que su bar es “cómo una película para adultos… tu sabes a lo que vienes, no traerías a niños a este lugar”. 
 
El bar, el cual promete ser un paraíso, no ha recibido multas por parte de la ciudad de Lewisville.