Una popular técnica de manicura que gana elogios por su poder duradero también está aumentando las preocupaciones médicas, se trata de la manicura con gel.

En promedio una manicura realizada con gel promete durar dos semanas. El proceso requiere de cuatro o cinco capas de esmalte, cada una pasa por un proceso de secado bajo una luz ultravioleta.

De acuerdo con expertos, la luz predominantemente emitida en la radiación es la misma fuente de luz que se usa en las camas de broceado. Estudios han mostrado que son cancerígenos y que con el tiempo, se asocia a los cánceres de piel de todo tipo, incluyendo el melanoma.  Sin embargo, debido a su reciente uso, es difícil de cuantificar el riesgo.

Adicional al riesgo de cáncer, la exposición a los rayos UVA tambié pueden causar envejecimiento prematuro.

Como alternativa, algunos spa y salones utilizan luces LED que ayudan a secar en 90 segundos, en lugar de los 10 a 12 minutos utilizados por las luces UV tradicionales.

Mientras tanto, los dermatólogos recomiendan usar un protector solar de amplio espectro con SPF 30 o mayor y reducir el tiempo de exposición a los rayos durante la manicura de gel.