Johannesburgo - El expresidente sudafricano y premio Nobel de la paz Nelson Mandela respira sin dificultad, tras ser tratado en el hospital de una recaída en la neumonia que había padecido, informó este sábado en un comunicado la presidencia de Sudáfrica.

"Los doctores anunciaron que, debido a una infección pulmonar, el expresidente Mandela había desarrollado un derrame pleural que le ha sido drenado", explicó el portavoz presidencial, Mac Maharaj.

"Ahora es capaz de respirar sin dificultad", añadió Maharaj sobre el estado del líder "antiapartheid", que había anunciado previamente el ingreso de Mandela la medianoche del pasado miércoles por una "infección pulmonar".

Según la fuente, el exmandatario "continúa respondiendo al tratamiento" y se encuentra "cómodo".

El comunicado, que por primera vez desde la hospitalización de Mandela el miércoles menciona que su ingreso estaba relacionado con la "neumonía", agradece también los rezos y mensajes de apoyo para el paciente y su familia.

Maharaj indicó ayer que Mandela, de 94 años, se encontraba "animado" y hacía "progresos constantes" en su recuperación.

Anteriormente, el portavoz presidencial había anunciado que Mandela estaba "consciente", tanto en el momento de su hospitalización como una vez ingresado.

Se trata del tercer ingreso en el hospital de Madiba -como se conoce a Mandela en su país- en los últimos cuatro meses.

Madiba, que durante 67 años luchó contra el sistema de segregación racial del "apartheid" impuesto por la minoría blanca en Sudáfrica, sufre problemas respiratorios surgidos durante sus 27 años de reclusión por parte del citado régimen.

Mandela fue ingresado el pasado 9 de marzo para ser sometido a pruebas médicas rutinarias con un resultado satisfactorio.

Asimismo, el premio Nobel de la paz de 1993 fue operado el pasado diciembre de cálculos en la vesícula y tratado de complicaciones respiratorias, durante una estancia de más de dos semanas en el hospital, lo que provocó insistentes rumores sobre su muerte.

Mandela vive entre Johannesburgo y Qunu, la localidad oriental donde pasó su infancia, bajo permanente vigilancia medica.

Su última aparición pública se remonta a la ceremonia de clausura del Mundial de fútbol de 2010 celebrado en Sudáfrica.