COLUMBIA (Carolina del Sur) - Una salvedad en la ley de inmigración de Carolina del Sur exime a los braceros agrícolas, empleadas domésticas y niñeras de un chequeo migratorio obligatorio.

La ley entró en vigencia el primero de enero y requiere a todos los patrones privados en Carolina del Sur usar el banco de datos federal E-Verify para revisar la situación migratoria de los empleados recién contratados.

Empero, el diario "The State" reportó el domingo que una salvedad poco conocida exime a los braceros agrícolas, empleados domésticos en residencias privadas, organizaciones religiosas y pescadores que integran pequeñas tripulaciones.

El patrocinador de la ley, el senador republicano Chip Campsen, dijo que la salvedad fue necesaria para lograr la aprobación del proyecto de ley, aunque aclaró que no la hace inocua.

Sus detractores sostienen que es injusto que los legisladores creen salvedades para ciertos grupos selectos y que no lo hagan extensivo a otras pequeñas empresas.