El Papa ha abrazado efusivamente a un enfermo durante la tradicional audiencia general que tiene lugar en la plaza de San Pedro. Desde el inicio de su Pontificado, Francisco ha insistido en que la iglesia católica debe recuperar con más énfasis a su misión evangélica y dedicarse a los más desfavorecidos.

'El Papa de los pobres', como muchos apodan a Bergoglio, ha insistido en muchas ocasiones en la importancia de asistir a los enfermos como un ejemplo de la caridad cristiana.

"Con el malhumor, con la frialdad y con el egoísmo no se puede hacer crecer la Iglesia", ha asegurado ante los fieles.

Antes de la audiencia general, Francisco ha recibido en la Casa Santa Marta a Noemi, una niña de un año y medio gravemente enferma, según ha confirmado la oficina de prensa de la Santa Sede.

En el encuentro, realizado antes de la audiencia general en la Plaza de San Pedro, han estado también sus padres y, al finalizar su catequesis semanal, el Pontífice ha pedido a cada uno de los fieles "un acto de amor" y rezar juntos una Ave María por esta niña para que "el Señor la ayude y le de la salud".

Según indica el diario italiano 'Il Messaggero', la pequeña Noemi de 16 meses lucha desde su nacimiento contra la atrofia muscular espinal y el pasado 15 de octubre, el Papa llamó a su padre, Andrea Sciarretta, y le envió por correo un rosario Papal con una carta y firma de un arzobispo.

En la carta, el purpurado asegura que "el Papa acompaña con la oración por la pequeña Noemi" para que el Señor la asista y también a sus seres queridos en este momento difícil de la vida".