OXFORD (Misisipi) - Un hombre en Misisipí acusado de enviar al presidente y otros funcionarios cartas con ricina -una poderosa toxina- había escrito en internet que descubrió un plan para vender partes humanas en el mercado negro, mientras su abogada dijo este jueves que su cliente se vio sorprendido por su arresto y sostiene que es inocente.

Con grilletes y una camiseta del cantante Johnny Cash, Paul Kevin Curtis, de 45 años, compareció este jueves ante un tribunal en Oxford, Misispí. Le quitaron las esposas durante la audiencia y habló poco. Tiene dos cargos por amenazar al presidente Barack Obama y a otros funcionarios, dijo el Departamento de Justicia. De ser sentenciado enfrentaría hasta 15 años en prisión.

No hizo declaración sobre las dos acusaciones. El juez programó para el viernes a las 3 de la tarde una audiencia preliminar y otra de detención.

Su abogada Christi R. McCoy dice que Curtis sostiene al "100% que no hizo esto". Aseguró que lo conoce a él y a su familia y le cuesta creer los cargos en su contra.

En una entrevista con The Associated Press, la ex esposa de Curtis, Laura, dijo que sufre un trastorno.

"Es bipolar y lo único que puedo decir es que no estaba tomando su medicamento", señaló.

McCoy añadió que aún no decide si va a buscar una audiencia para determinar si Curtis es mentalmente competente para enfrentar un juicio. Curtis fue arrestado el miércoles en su casa en Corinth, cerca de la demarcación estatal con Tenesí.

De acuerdo con una declaración jurada del FBI difundida el jueves, Curtis envió tres cartas al presidente Barack Obama, al senador federal Roger Wicker y a un juez en Misisipí. El jueves por la noche, el FBI señaló que las pruebas de laboratorio confirmaron que había ricina en las cartas enviadas a Obama y Wicker.

Las cartas decían:

"Nadie quiso escucharme antes. Todavía hay `Partes Faltantes'. Quizá ahora haya atraído su atención incluso si eso significa que alguien debe morir. Esto debe parar. Ver algo equivocado y no denunciarlo es ser un cómplice silencioso para que continúe. Soy KC y apruebo este mensaje".

De acuerdo con la declaración jurada, Curtis envió varias cartas con el mensaje "soy Kevin Curtis y apruebo este mensaje" a la oficina del senador Wicker.

En varias cartas dirigidas a Wicker y otras autoridades, Curtis dijo que estaba escribiendo una novela titulada "Missing Pieces" (Partes Faltantes) sobre la venta de partes del cuerpo en el mercado negro.

Curtis también había difundido un contenido escrito similar al de las cartas en su página de Facebook, de acuerdo con el documento.

En el documento se indica que Curtis había exhibido durante años desconfianza hacia el gobierno. En 2007, la ex esposa de Curtis llamó a la policía en Booneville, Misisipí, para denunciar que su esposo deliraba en extremo, que tenía una actitud antigubernamental y creía que el gobierno lo espiaba con aviones teledirigidos.

La ricina es un derivado de la planta de donde se extrae el aceite de ricino o de castor. No hay antídoto y es más letal cuando se inhala.

Steve Holland, legislador por Misisipí, dijo que su madre de 80 años, Sadie Holland, jueza del condado Lee, recibió una carta el 10 de abril con una sustancia que es examinada en un laboratorio. La misiva también estaba firmada con las iniciales "KC".

"Como cualquier mujer, la olió un poco y luego dijo que quemaba un poco la nariz", agregó el congresista estatal, quien agregó que la jueza llamó de inmediato al alguacil.