NUEVA YORK - Habla el capitán del ferry accidentado que dejó a decenas personas heridas en el bajo Manhattan.

El transbordador de pasajeros de alta velocidad se estrelló contra un muelle de Wall Street la mañana del miércoles, hiriendo a más de 70 personas, se había sometido recientemente a una reforma importante que le dio nuevos motores y un nuevo sistema de propulsión, por lo que la autoridades estaban investigando si esto tuvo algo que ver en el accidente.

El capitán de la embarcación, un veterano de 10 años, atribuyó el fatal accidente a una falla mecánica, según el Comité Nacional de Seguridad de Transporte. Según la versión del oficial, el barco no respondió cuando activó los controles para dar reversa y atracar en el muelle número 11.

Durante un reporte previo, se dijo que el ferry Seasteak redujo la velocidad al regresar de un viaje de rutina a través de la Bahía de Nueva York y la Estatua de la Libertad, pero aún así llegó más velocidad de la adecuada, por lo que terminó estrellándose contra el muelle. Un total de 74 personas resultaron heridas.

Dos personas resultaron gravemente heridas. Ninguno de los pasajeros cayó al agua, dijeron las autoridades.

La firma de arquitectos que diseñó la reconfiguración del transbordador, Incat Crowther, dijo en un comunicado de prensa de August que el sistema de propulsión de agua del ferry ha sido sustituido por un nuevo sistema de hélices y timones para ahorrar costos de combustible y reducir a la mitad la contaminación de dióxido de carbono.

El portavoz de Seastreak, Bob Dorn, se pregunta si el trabajo realizado habría afectado la maniobrabilidad del ferry o causado algún problema a los pilotos. Dijo que la investigación quedaría en manos de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte.