SOFIA, Bulgaria - Un hombre ha sido detenido por un atentado fallido con una pistola de gas contra el líder de la minoría turca en Bulgaria durante un congreso de la formación Movimiento por los Derechos y las Libertades (DPS), informó este sábado la Policía.

El agresor fue reducido después de apuntar a la cabeza a Ahmed Dogan, líder del DPS, cuando ofrecía un discurso a los delegados de su formación en un centro de congresos de Sofía.

El político, que ha salido ileso del ataque, pudo zafarse de la pistola y el atacante fue reducido por agentes de seguridad.

El ministro búlgaro del Interior, Tsvetan Tsvetanov, declaró a la prensa que el atacante intentó disparar con una pistola de gas, pero "muy probablemente el arma falló".

Ese tipo de arma no es mortal, pero puede causar heridas graves a corta distancia, explicaron fuentes policiales búlgaras.

El detenido, un búlgaro de 25 años perteneciente a la minoría turca, tenía antecedentes penales por posesión de drogas, robos y actos vandálicos, y portaba una tarjeta de delegado falsificada, según la Policía.

El detenido recibió una paliza por parte de algunos de los delegados que asistieron al congreso antes de que los agentes de seguridad finalmente pudieran sacarlo de allí, según las imágenes de televisión.

El DPS representa en el Parlamento a la minoría turca en Bulgaria, alrededor del 10 % de la población del país balcánico de unos siete millones de habitantes.

El congreso de la formación, que elegía nuevo líder, ha sido suspendido.

El presidente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, condenó el atentado y apeló a la "tolerancia, la aceptación y el respeto mutuo entre los diferentes grupos étnicos y religiones".

Todas las formaciones han condenado el intento de atentado, aunque diputados de varios partidos han señalado algunas sospechas sobre una posible escenificación.

El opositor diputado socialista Anton Kutev aseguró a la radio estatal: "Hemos sido testigos de un espectáculo teatral, ahora hay que preguntarse quién ha escrito el guión".

Atanas Atanasov, uno de los líderes del opositor partido de derecha Demócratas por una Bulgaria Fuerte (DSB), mostró su extrañeza por el hecho de que una persona armada irrumpiese en un congreso político justo en el momento en el que el discurso era transmitido en directo.