NUEVA YORK – A más de dos décadas de su muerte, las autoridades continúan una ardua batalla para identificar el cadáver de una niña, solamente conocida hasta el momento por el nombre de “Baby Hope”, y cuyo asesinato nunca pudo ser resuelto.

La niña fue identificada erróneamente este jueves como, Angélica Ramírez, en una publicación hecha por el diario "New York Post", pero las autoridades luego negaron este dato.

La policía identificó este lunes a la madre de “Baby Hope” gracias a una prueba de ADN.

Aunque la identidad de la madre no fue revelada por cuestiones de la investigación, las autoridades indicaron que la mujer es de origen mexicano, añadiendo que este es un paso más para descifrar qué pudo haber ocurrido con la menor.

Se estima que “Baby Hope” tenía entre las edades de 3 a 5 años cuando su cuerpo sin vida fue descubierto dentro de una nevera de playa en el Alto Manhattan.

Trabajadores de construcción realizaron el macabro hallazgo en julio 23, del 1991, cerca de la autopista Henry Hudson Parkway y la avenida Dyckman. En recientes investigaciones las autoridades estiman que el cuerpo fue abandonado entre el 13 y el 22 de julio de ese mismo año.

Lo extraño del caso es que la niña nunca fue reportada perdida, y según previos informes, la menor presentaba rasgos de malnutrición y abusos sexuales.

La entidad a cargo de personas desaparecidas “The National Missing and Unidentified Persons System” describe a “Baby Hope” de unas 25 libras de peso y de 3’5” de estatura. Al momento de su descubrimiento, la niña estaba atada con su pelo en forma de cola con una tira elástica amarilla.

La policía reinició una campaña este verano en Washington Heights, en busca de pistas que lleven a dar con la resolución de este caso.

Una recompensa de $12,000 permanece vigente para todo aquel que facilite información sobre el asesino de "Baby Hope"