No es una película de Harry Potter pero más de un fan del género fantástico se asombrará con este nuevo avance: científicos en Texas desarrollaron una “manto” para volver invisibles algunos objetos dentro de un rango limitado de ondas de luz.  ¿Quieres saber en qué consiste? ¡Sigue leyendo!

El famoso espectáculo donde el mago hacia desaparecer los objetos con su capa está más cerca de volverse una realidad gracias a la ciencia.
 
Según un informe publicado en la revista New Journal of Physics, los investigadores usaron una cinta de cobre muy delgada, unida a una película flexible de policarbonato, para formar un manto llamado "metascreen". La película escondió un objeto 3-D, una barra cilíndrica de siete pulgadas de largo, de las micro ondas, pero todavía no ha logrado ocultarlo de la luz visible.

Intentos previos de los científicos para lograr la invisibilidad tenían como objetivo que la luz se inclinara o reflejara alrededor del objeto que se pretendía desaparecer. Pero este “manto de invisibilidad” propone un nuevo enfoque: trastornar o alterar la luz valiéndose de sus propiedades de onda. 

El año pasado, algunos científicos de la Universidad de Duke fueron capaces de esconder una pequeña vara de tres pulgadas de largo, de microondas radioactivas usando metamateriales,  todos los objetos hechos a mano que pueden doblar la luz, el sonido y otras ondas de formas no naturales.  Para llevar a cabo su experimento de invisibilidad, los expertos se vieron obligados a diseñar un dispositivo especial en forma de diamante.

Con el manto se se anula la luz (en este caso microondas) al mismo tiempo que se difumina fuera del objeto encubierto, haciéndolo invisible para el ojo.

Los científicos e investigadores creen que su trabajo podría resultar útil en nanotecnología al permitir que la luz atraviese objetos microscópicos que de otra forma bloquearían. Así mismo, el descubrimiento podría generar avances en los campos de la óptica especializada y la biotecnología.

No se trata de la primera vez que un objeto se ha hecho “invisible”, pero los métodos anteriores han sido siempre muy engorrosos y han utilizado maquinaria pesada e incómoda.

Parece que cada vez nos acercamos más a la famosa "capa" de invisibilidad. Por desgracia para los científicos, los fans de Harry Potter tienen un estándar muy alto en mente: lo que que JK Rowling describió en su primer libro como "la tela tejida plateada y ligera, extraña al tacto"

FUENTES

New Journal of Physics