Los gorgojos de maní podrían pasar de ser simples insectos a la cura para varias enfermedades como la diabetes, el cáncer y otras enfermedades.

Consumir estos insectos, según una tradición popular en Colombia, tiene efectos milagrosos, según revelan algunas personas que han practicado esta supuesta cura.

Los gorgojos de maní, como su nombre lo indica, se alimentan de maní, de tostadas integrales y también de germen de trigo básicamente.

Esta práctica tiene su origen en China, y dicen que cura el asma, la diabetes, el Parkinson, el cáncer y otras enfermedades.

El tratamiento establece que los insectos se van comiendo vivos en escala ascendente, empezando por uno y hasta llegar a setenta.

Comerse vivos es la clave, porque al llegar al sistema digestivo explotan y liberan la crotoxina, una sustancia que aseguran genera defensas en el organismo humano. Y pueden ingerirse con yogurt, agua o té.

Sin embargo esta práctica no está avalada por ningún estudio científico, y más allá de algunos testimonios que dicen que se han curado, no hay evidencia científica al respecto.