Parece que Arnold Schwarzenegger ha reflexionado sobre su origen austríaco y su pasado como inmigrante a EEUU porque se ha mostrado dispuesto a apoyar la reforma migratoria.

El exactor, exgobernador y ahora reciclado actor de nuevo quiere que se les dé una salida a los 11 millones de indocumentados que existen en el país, según ha dejado claro en una columna de opinión escrita en el medio online Político.

"California alberga una cuarta parte de los inmigrantes ilegales del país y casi uno de cada diez trabajadores californianos no tiene documentos. No importa qué ideología se tenga, eso es un problema", escribió Arnold.

El polémico exgobernador republicano empatizó con los inmigrantes escribiendo:"La mayor parte son duros trabajadores y como cuando yo vine aquí, solo sueñan con mejorar sus vidas y contribuir a nuestro país".

Arnold asegura que su visión del país de sueños y oportunidades cambió cuando le tocó ponerse al frente del estado de California porque se dio cuenta que "era imposible evitar la realidad del impacto de la inmigración ilegal en el país".

Por ello, señaló, valora especialmente al "valiente grupo de líderes" del Senado que han logrado formular una normativa que atiende tanto las cuestiones de seguridad como la necesidad de conservar a los extranjeros más cualificados o solucionar la situación de los millones de indocumentados.

A pesar de esta prosa amigable y pro-inmigrante, cabe recordar que Arnold, en su momento, respaldó a grupos armados, en particular al llamado “Minutemen”, que perseguía a balazos a los inmigrantes cuando intentaban cruzar la frontera.