LONDRES - Una enfermera que pasó una llamada engañosa a la habitación de hospital de la duquesa de Cambridge aparentemente se suicidó tres días después, pues una oficina forense dice que fue hallada colgando del cuello y un detective dijo que encontró tres notas.

La semana pasada, la enfermera Jacintha Saldanha fue encontrada colgando de un pañuelo en un guardarropa de su habitación por un colega y un miembro del personal de seguridad en el hospital rey Eduardo VII en Londres, dijo Lynda Martindill, funcionaria forense.

El detective James Harman, jefe de inspectores de la policía, indicó que Saldanha también tenía lesiones en sus muñecas. Se encontraron tres notas en la habitación, según declaró a la investigación forense.

Saldanha respondió el teléfono la semana pasada cuando dos pinchadiscos australianos llamaron para solicitar información sobre la duquesa Catalina, que está embarazada y se encontraba recibiendo atención médica por nauseas.

Haciéndose pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos, los pinchadiscos engañaron a Saldanha para que los transfiriera a una enfermera que estaba atendiendo a la duquesa.