Un juez ordenó que la líder del sindicato más poderoso de México sea juzgada bajo cargos de malversar 2,000 millones de pesos (unos 160 millones de dólares) al gremio de maestros, que ella encabezó durante un cuarto de siglo.

Imputan cargos a Elba Esther Gordillo

Gordillo fue arrestada la semana pasada. El fallo del lunes por la noche significa que el juez Alejandro Caballero Vértiz consideró que los fiscales presentaron pruebas suficientes para justificar un juicio contra Elba Esther Gordillo y otros tres acusados, quienes presuntamente le ayudaron a malversar fondos y habrían cometido, junto con ella, delincuencia organizada.

Gordillo cambia ropa fina por uniforme

"Los elementos valorados son suficientes, hasta este momento procesal, para acreditar que la organización delictiva a la que pertenecen Isaías Gallardo Chávez, José Manuel Díaz Flores, Nora Guadalupe Ugarte Ramírez y Elba Esther Gordillo Morales, en el periodo comprendido del año 2009 al 2012 presuntamente transfirieron dinero de diversas cuentas bancarias a nombre del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a cuentas propias", dijo el Consejo de la Judicatura Federal en un comunicado.

Los fiscales dicen que Gordillo utilizó ilegalmente fondos del sindicato para pagar compras en la tienda departamental Neiman Marcus, facturas de cirugías plásticas en Estados Unidos y una casa cerca de San Diego, California.

Lujos y gustazos de "La Maestra" Gordillo

Si Gordillo, de 68 años de edad, es hallada culpable, podría enfrentar hasta 30 años de prisión.
Anteriormente, los fiscales del gobierno han tenido problemas notoriamente grandes para ganar condenas en casos de delincuencia organizada y otros de alto perfil político. La decisión del juez marcó una reversión parcial de esa tendencia, aunque los abogados defensores afirman que Gordillo es inocente y que el caso de la fiscalía es débil.

Gordillo empezó como maestra de escuela, pero luego se volvió uno de los operadores políticos más llamativos y poderosos de México, pues exhibía su opulencia abiertamente, como con ropa y bolsos de diseñador.

Durante años, la lideresa sindical logró repeler los ataques de disidentes, enemigos políticos y periodistas que la han visto como un símbolo de la corrupción en México, al viejo estilo político.
Sin embargo, Gordillo fue detenida el martes pasado luego de aterrizar en el aeropuerto de Toluca, al oeste de la ciudad de México, en un avión privado procedente de San Diego.

Su apoyo fue considerado clave para darle la victoria presidencial a Vicente Fox y Felipe Calderón, ambos del conservador Partido Acción Nacional, en las elecciones de 2000 y 2006. Fox puso fin a siete décadas de gobiernos consecutivos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde Gordillo inició su carrera, pero que luego abandonó. El PRI ocupó la presidencia sin interrupción de 1929 al 2000.

El caso fue presentado por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien en las elecciones de 2012 recuperó la presidencia para el PRI, en contraste con la actitud de sus dos predecesores, del Partido Acción Nacional, quienes toleraron a Gordillo e incluso hicieron alianzas con ella.

La detención de Gordillo fue vista como una advertencia a los intereses empresariales oscuros, los monopolios y los líderes sindicales corruptos que desde hace mucho tiempo han ejercido un poder casi tan grande como el del gobierno en varios asuntos internos de México.

El domingo, Peña Nieto dijo en una conferencia del PRI que "no hay intereses intocables" en México.

El gremio de Gordillo, de 1.5 millones de miembros, había organizado protestas contra la primera gran iniciativa de Peña Nieto, una reforma educativa que evaluará y examinará a los maestros y reducirá el poder del sindicato en la contratación y despido de profesores.

Con la reforma educativa ya promulgada, Peña Nieto se propone ahora abrir la empresa estatal del petróleo a más inversión privada, una medida que podría despertar la oposición del sindicato de trabajadores petroleros.

El gobierno también ha propuesto iniciativas para traer más competencia en la televisión, un virtual duopolio, y en el sector de las telecomunicaciones, donde los magnates de esos negocios han tratado de bloquear cualquier cambio mediante apelaciones judiciales.

El caso de Gordillo podría ser una advertencia de que enfrentarse directamente a los planes reformistas del presidente podría no ser una buena idea.

Una compañía que según los fiscales mexicanos fue registrada a nombre de la fallecida madre de Gordillo es propietaria de dos casas de varios millones de dólares en Coronado, un rico enclave peninsular cerca de San Diego. Las propiedades están frente a frente en una calle de una comunidad cerrada en la que hay jubilados y personas con una segunda residencia.

Una es una estructura moderna de seis dormitorios y un garaje para tres coches. Fue comprada en 1991 por 1.15 millones de dólares y está evaluada actualmente en 4.72 millones de dólares.