TEGUCIGALPA - El piloto de una avioneta que se estrelló la semana pasada en el este de Honduras mientras trataba de evadir una operación antinarcóticos de la policía hondureña y de asesores del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA por sus siglas en inglés) murió a causa de los disparos de dos agentes norteamericanos, informó la DEA.

"La policía llegó hasta la avioneta después de que ésta se estrellase y se encontró con dos pilotos", dijo Dawn Dearden, portavoz de la DEA, a The Associated Press. "Uno fue arrestado; el otro ignoró las órdenes para que se rindiera y le dispararon después de que realizara un gesto amenazante".

Dearden añadió que los agentes proporcionaron los primeros auxilios a los dos pilotos, pero "el que se vio envuelto en el tiroteo falleció debido a sus heridas". Según el Ministerio de Seguridad de Honduras, ambos pilotos tienen nacionalidad brasileña.

La operación, desarrollada en las proximidades de la aldea de Catacama —en el departamento de Olancho— y calificada por la DEA como "exitosa", concluyó con la incautación de más de 900 kilogramos de cocaína.

La policía hondureña ha enviado un equipo de investigadores al lugar y la DEA "colabora con la investigación a petición de las autoridades hondureñas", agregó Dearden.

Esta es la segunda ocasión en dos semanas en que la DEA reconoce que sus agentes han matado a personas involucradas en actividades relacionadas con el narcotráfico en territorio hondureño durante las acciones de la denominada "Operación Yunque".

La "Operación Yunque" consiste en el despliegue de "asesores de intervención temprana" de la agencia antidrogas de Estados Unidos en helicópteros para acompañar a miembros de la policía nacional hondureña que detectan, persiguen e incautan transportes de cocaína en territorio hondureño.

El 25 de junio, un hombre que participaba en la descarga de cocaína de una avioneta en la zona de Brus Laguna, en la Mosquitia hondureña, trató de usar su arma y también fue abatido por los agentes antidrogas de Estados Unidos.

El 13 de junio, otra avioneta se estrelló mientras era perseguida por una operación similar, con el resultado de sus dos pilotos fallecidos. Según el portavoz de las Fuerzas Armadas de Honduras, Joaquín Arévalo, "las avionetas tratan de aterrizar cuando se sienten perseguidas y entonces se estrellan".

Más allá de los muertos que la DEA reconoce, la cifra global de fallecidos durante este tipo de operaciones en territorio hondureño en los últimos dos meses asciende a ocho.

El más letal de los incidentes sucedió el 11 de mayo en la localidad de Ahuas, también en la Mosquitia.

Allí, cuatro personas murieron mientras viajaban en lancha por un río debido a disparos realizados desde el aire en el marco de una operación conjunta entre fuerzas de la DEA y de Honduras.

Aunque supervivientes y testigos del incidente niegan cualquier relación con el narcotráfico y niegan que existiese un tiroteo previo, la DEA y la policía hondureña afirman que sus hombres sólo dispararon en defensa propia tras ser atacados.

Las autoridades hondureñas están desarrollando una investigación para esclarecer los hechos.

La ofensiva conjunta de la DEA y las autoridades hondureñas está dando sus frutos en cuanto a la cantidad de droga incautada.

El sábado, en una operación naval realizada en las cercanías de la desembocadura del río Kruta en la Mosquitia, el Ejército hondureño decomisó casi dos toneladas de cocaína que eran transportadas por vía marítima tras una persecución y un tiroteo en el que no hubo víctimas, según informó el coronel Joaquín Arévalo, portavoz de las Fuerzas Armadas.

Desde el mes de mayo, las autoridades hondureñas han decomisado en colaboración con los agentes de la DEA más de tres toneladas de cocaína.

Alex Main, experto del Centro de investigación en Política y Economía, de Estados Unido, dijo que "es sorprendente que la DEA esté directamente implicada en la muerte de supuestos narcotraficantes en Honduras y como los hechos se repiten, parece que se trate de una escalada sin que nadie pida cuentas por ello".

"Sólo recibimos una versión de los hechos y parece que no hay una investigación real", señaló el investigador.

Por Honduras transita cerca del 90% de la cocaína que llega a Estados Unidos, de acuerdo con datos de la Fuerza de Tareas Conjuntas Bravo de los Estados Unidos, que opera desde la ciudad de Comayagua.

El presidente de Honduras ha apelado en numerosas ocasiones a la "responsabilidad compartida" que ambos países tienen en la lucha contra el narcotráfico, ya que "Honduras no puede hacer frente en solitario a este problema".