NUEVA YORK – La concejal neoyorquina y potente candidata a la alcaldía de Nueva York, Christine Quinn, revela un obscuro pasado.

En una entrevista con el diario New York Times, Quinn admitió haber sufrido de alcoholismo y bulimia durante sus años de adolescencia.

La concejal dijo que comenzó a purgarse a los 16 años, ante la dura batalla que su madre enfrentaba contra el cáncer.

Quinn reveló que a su corta edad, pensaba que viéndose delgada, consiguiendo buenas calificaciones en la escuela y luciendo más bella, ayudaría a mejorar la deteriorada salud de su madre.

En ocasiones, Quinn llevaba bizcochos y tarros de helado hasta su cuarto para consumirlos rápidamente y luego vomitarlos, según dijo al Times.

La madre de la aspirante a alcalde murió cuando esta apenas estaba en el penúltimo año de secundaria, y no fue hasta sus 26 años que decidió acudir a un centro de rehabilitación de la Florida para tratar su enfermedad.

En su entrevista, Quinn, ahora con 46 años, dijo que espera servir de ejemplo para que todos aquellos que batallan diariamente con condiciones similares busquen ayuda.

Quinn hablará públicamente este martes de desórdenes alimenticios y alcoholismo en la universidad Barnard College.