En un ambiente de indignación generalizado, los cinco acusados de perpetrar la violación a la joven estudiante de 23 años, quien iba a bordo de un autobús, comparecieron este lunes en un juzgado para escuchar los cargos que se le imputan.

Dos de ellos ofrecieron pruebas posiblemente a cambio de una sentencia menos severa, en un caso que mantiene viva la polémica y desencadenó un inusual debate sobre la violencia contra las mujeres.

El ataque contra la estudiante ha provocado protestas contra el Gobierno e ira contra la policía ante la percepción de que no consiguen proteger a las mujeres.

A la salida de su comparecencia, la televisión local en Nueva Delhi mostraba a los cinco hombres acusados saliendo de una furgoneta azul de la policía que les trasladó desde la cárcel y pasaron a través de un detector de metales en un tribunal de Delhi Sur, justo al otro lado de la calle del cine al que la víctima acudió antes de subir al autobús con un amigo el 16 de diciembre.

En un tribunal abarrotado, la magistrada, Namrita Aggarwal, cerró la vista al público y los medios de comunicación. El tribunal fue despejado y agentes de policía permanecían apostados en la puerta, antes de que los acusados entraran en la sala.

Un policía dijo que los cinco hombres tenían la cara cubierta cuando entraron en el tribunal, donde la magistrada debía leerles los cargos.

Los cinco han sido acusados de asesinato, violación y secuestro además de otros delitos. Aggarwal dijo que la próxima cita se celebraría el 10 de enero, pero no dijo cuándo tendría lugar el juicio, en un tribunal especialmente creado tras el ataque a la joven estudiante.