Los casos de Cyclospora siguen aumentando en el norte de Texas y las autoridades están en alerta ya que no se sabe la fuente de la contaminación. 
 
De acuerdo al Departamento de Servicios de Salud, dicha bacteria se ha hecho presente en los cuatro condados más  importantes del norte de Texas y desde el año 2009, las personas afectadas por la bacteria han aumentado año tras año. 
 
En el 2013, se han presentado más de 30 casos de Cyclospora. 
 
La doctora Sandra Parker, directora del Servicio de Salud Pública del condado Tarrant, dijo que dicho número es sumamente alarmante, que están haciendo todo lo posible para investigar los casos y descubrir la fuente de contaminación. 
 
Según los funcionarios, los síntomas de esta peligrosa bacteria puede penetrar el sistema inmunológico del ser humano a través de agua contaminada, de frutas y verduras que no han sido propiamente lavadas. 
 
Los médicos le piden a cualquier persona que presente síntomas de diarrea, fatiga y nauseas, que acudan rápidamente al hospital para ser analizados. 
 
Los expertos están tratando de determinar si los casos en el norte de Texas son parte de un brote que ha llegado a las zonas del medio oeste del país, ya que se han reportado decenas de  casos en Iowa y Nebraska.