NUEVA YORK - Un mínimo de 20 millones de dólares tendrán que pagar los propietarios de los apartamentos del edificio residencial más alto de América, un proyecto del arquitecto uruguayo Rafael Viñoly que se construye en el corazón de Manhattan, se informó este martes a la prensa local.

La torre, que se levanta en la esquina de Park Avenue con la calle 57, tendrá 96 pisos y 425 metros de altura, y su conclusión se espera para 2015, según el diario Daily News, que cita a varios agentes inmobiliarios que están gestionando contratos en el edificio.

Los precios oscilarán entre los 20 millones de dólares para los apartamentos de tres dormitorios hasta los 85 millones para los grandes áticos con visión panorámica de 360 grados.

Tal como es habitual en los edificios de este tipo, incorporará comodidades como una piscina de 23 metros, sauna, baño de vapor y gimnasio, así como la posibilidad de comprar apartamentos donde acomodar a visitantes o pequeñas oficinas para trabajar cerca de la vivienda.

Los apartamentos del nuevo edificio tendrán acabados de lujo, techos de 3,80 metros de alto y ventanas cuadradas de tres metros de lado.

El edificio cambiará el paisaje de Manhattan, pues será el de carácter residencial más alto del continente, ya que la Torre de la Libertad, que se construye en la zona donde estuvieron las Torres Gemelas alcanzará 541 metros, pero 417 sin su aguja.

El icónico Empire State Building alcanza los 443 metros, pero solo 318 metros sin su aguja, y estos dos últimos edificios son únicamente de oficinas.

Sin embargo, para llegar a su altura prevista, el nuevo edificio, denominado por su dirección (432 Park Avenue), tiene que lograr aún una autorización de la Administración Federal de Aviación civil (FAA, por su sigla en inglés) que certifique que la altura de la nueva construcción no supone un peligro para el tráfico de aviones y helicópteros.