MEXICO (AP) -- El que fuera un desertor de las fuerzas especiales del ejército mexicano, cuya brutalidad y táctica paramilitar ayudó a transformar un pequeño grupo de seguridad de un cartel de drogas en una de las más brutales y temidas organizaciones criminales internacionales, fue abatido por los infantes de marina mexicanos en un estadio de béisbol al norte del país.

Pero horas más tarde, un grupo de hombres armados irrumpieron en una funeraria donde el cuerpo de Heriberto Lazcano yacía. También se robaron un coche fúnebre, obligaron al dueño del local a conducirlo a un lugar desconocido y desaparecieron en la oscuridad de la madrugada con el cadáver del hombre que lideró a Los Zetas en medio de un reinado de terror, masacres y decapitamientos de sus rivales.

Analistas independientes dijeron que lo más previsible que suceda es que la muerte de Lazcano genere un caos al interior de Los Zetas porque desatará una violenta lucha de poder dentro de una organización, cuyas células locales son relativamente autónomas para decidir si quieren aliarse, o no, con otros carteles o seguir bajo la égida del jefe sobreviviente de los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, considerado aún más despiadado y brutal que Lazcano.

Es probable también que este abatimiento intensifique la guerra que tienen Los Zetas con la organización criminal que domina el envío de drogas a Estados Unidos, el cartel de Sinaloa, y que es controlada por el hombre más buscado de México, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

En el centro de esta lucha está la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, que se encuentra desgarrada por la violencia por ser uno de los lugares, a lo largo de la frontera, donde más mercancías entran a Estados Unidos; lo que la convierte en una de las rutas de contrabando más valiosas del mundo.

"Va a haber un fuerte enfrentamiento sobre Nuevo Laredo", predijo George Grayson, experto en los Zetas y co-autor del libro "The Executioner's Men: Los Zetas, Rogue Soldiers, Criminal Entrepreneurs and the Shadow State They Created", que aún no ha sido traducido al español.

El Presidente Felipe Calderón elogió a la Marina y dijo que con la muerte de "El Lazca" su gobierno "ha neutralizado" a 25 de los 37 criminales más buscados.

"A esta organización criminal se le atribuye un sinnúmero de crímenes de alto impacto, así como hechos de violencia extrema que han padecido muchas comunidades del país", dijo el mandatario, quien está a unos meses de terminar su mandato, en referencia a Los Zetas.

"Hemos visto reportes de la posible muerte de Heriberto Lazcano", dijo la embajada de Estados Unidos en la ciudad de México dijo en una declaración enviada por correo electrónico. "Estamos aguardando la confirmación de esos reportes".

En un comunicado, la Marina dijo que tomaron las huellas de los dedos pulgar, índice y medio de la mano derecha de uno de dos presuntos criminales muertos, antes de que fueran robados, y al cotejar la información dactilar con una base de datos se concluyó que se trataba de Lazcano.

También dijo que el análisis de fotografías tomadas al cadáver "muestran que los rasgos fisonómicos coinciden con los de Heriberto Lazcano Lazcano".

El cartel de los Zetas fue fundado a finales de la década de 1990 por desertores de un cuerpo de élite del ejército mexicano, entre ellos Lazcano, y es señalado como responsable de cometer los más atroces asesinatos, algunas de las peores masacres en los años recientes y de planear fugas masivas de cárceles.

El gobierno de Estados Unidos había ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares y el gobierno mexicano un adicional de 2.3 millones de dólares por información que llevara al arresto de Lazcano.

Jorge Chabat, un experto en seguridad del Centro de Investigación y Docencia Económicas, dijo a la AP que la muerte de "El Lazca" es el más importante golpe del gobierno de Calderón al narcotráfico durante su gobierno que empezó en diciembre de 2006, y cuya magnitud y consecuencias para ese cartel aún se desconocen.