LOS ÁNGELES (California) – Activistas están uniendo fuerzas para aumentar la lucha contra el tráfico ilegal de armas.

Esperan que su esfuerzo en especial pueda frenar el grave problema que une a México y Estados Unidos, pues en promedio casi 2,000 armas son llevadas ilegalmente a tierras aztecas, donde terminan en manos del narcotráfico y otras ramas del crimen organizado.

Actualmente el senado estadounidense estudia una medida precisamente sobre el tráfico ilegal de armas, pero muchos activistas dicen que no es un esfuerzo lo suficientemente grande para lograr buenos resultados.