ZACATECAS (México) – Gran escándalo se vive en la política de México, pues acusan a una candidata para el puesto de Diputado, nada menos que de ser “escort”, un término popular para servicios de “acompañante”, que en ocasiones puede también ser sinónimo de prostitución.

Su nombre es Giselle Arellano Ávila y es miembro del Partido Acción Nacional (PAN). Es candidata a diputada local en el estado de Zacatecas y gran parte de su campaña se basaba en la lucha a favor de familias separadas por la inmigración.

La acusación en su contra es que ejerce en secreto el oficio de “escort” en Las Vegas Nevada, pues se le ve en el sitio de internet  “Sinners and Saints”, un negocio que ofrece toda clase de servicios relacionados con bailes exóticos y otros oficios de dudosa reputación.

Arellano aceptó ser quien sale en la imagen, pero aclara que fue un trabajo más que hizo en su juventud cuando trabajaba como modelo. Niega rotundamente que fuera empleada de la compañía, así como niega también haber hecho servicios o favores sexuales por dinero.

Por su parte, el Partido Acción Nacional le retiró su apoyo en la candidatura como diputada local, quedando Arellano fuera de la contienda.

Arellano asegura que luchará por recuperar su lugar en la política del estado de Zacatecas, a la vez que acusa a contrincantes de difamación. Señala además que el machismo en México debe frenarse por completo, pues el hecho de que en el pasado haya posado como modelo en bikini, no debe usarse en su contra, ni debe ser motivo para truncar su carrera como funcionaria pública.

A continuación te invitamos a compartir tu opinión al respecto: ¿Crees que a pesar del escándalo, esta joven debe seguir su carrera como política?, ¿Opinas que en verdad es blanco de una campaña de desprestigio o simplemente su pasado salió a la luz?