Una demanda por discriminación de tres exempleados evidenció un "manual" de las tiendas Target que buscaba enseñar a sus supervisores cómo diferenciar a los diferentes tipos de hispanos, y que resultó ser un insulto lleno de estereotipos para esta comunidad, según organizaciones civiles.

"No todos comen tacos y burritos, no todos bailan salsa y no todos usan sombrero", dice parte de documento de capacitación que se entregaba a los supervisores con información sobre los empleados hispanos.

Los demandantes trabajaban en un Target de California y aseguran que sus supervisores los trataban de forma discriminatoria, con insultos racistas, y que tomaron represalias contra ellos por quejarse ante Recursos Humanos.

"No es la intención" de Target "ofender a miembros de nuestro equipo o visitantes, y por ello ofrecemos disculpas", señaló la cadena de supermercados.